domingo, 31 de diciembre de 2017

Tradición obliga

Vivimos en un país de tradiciones. De hecho, que algo sea tradicional, que se lleve repitiendo el suficiente tiempo, es motivo bastante para sacralizarlo y, si nos apuran, declararlo patrimonio intangible de la humanidad. Yo, a mi modesta escala, llevo ya once años consecutivos publicando un post el 31 de diciembre en el que pretendo hacer un escueto balance personal del año que acaba. Por tanto –qué remedio–, hoy estoy obligado a seguir la tradición en la que yo mismo me he entrampado y publicar la preceptiva entrada de cierre del año en curso y bienvenida al que viene, el sexagésimo por el que transcurriré.

Pero la verdad –y no es el primer año que me ocurre– es que no me apetece nada y, si estoy escribiendo este post, es sencillamente porque me siento obligado a hacerlo. Me pregunto que por qué no, sencillamente, paso de esta regla autoimpuesta y no encuentro una respuesta convincente. Una posible es el encanto de las series, cuanto más largas mejor. Dentro de un rato habré publicado una docena consecutiva de posts de fin de año y estaré en condiciones de prolongar la serie a trece, catorce, veinte … En cambio, si cedo a mis apetencias de hoy y rompo la serie impido que esa potencialidad sea acto. Por supuesto, con cada una de nuestras acciones abortamos una infinidad de sucesos potenciales, así que este argumento no deja de ser una tontería. Pero, no sé, no es lo mismo impedir lo que desconocemos que algo que ya hemos iniciado.

Si he de ser sincero, supongo que obedecer este imperativo mucho tiene que ver con factores supersticiosos. Desde pequeñito me iba poniendo pruebas mentales a las que condicionaba la consecución de ya ni recuerdo qué objetivos. Por ejemplo, si acierto al árbol de la plazoleta con tres pedradas seguidas, ocurrirá cualquier acontecimiento que deseaba. Me da la impresión de que tengo imbuidos algunos mecanismos irracionales que me impelen a cumplir ciertas normas secretas, casi mágicas, cuya infracción me ha de traer perjuicios. Naturalmente, sobra decir que no soy supersticioso, que sé que todo eso son tonterías absurdas, pero eso no quita que –ya lo conté en un post– todos los días de mi vida (al menos desde que, como se decía antes, tengo “uso de razón”) sea siempre el pie derecho el primero que apoye al levantarme de la cama, independientemente del lado de ésta en que duerma.

Así que, probablemente, si publico hoy este post es porque algún pepito grillo interior me insinúa que puede ser de mal fario no hacerlo. Unas cuantas veces en estos días me he planteado romper mi tradición (y publicar en cambio otro post que tengo casi acabado y que sigue con el asunto de los himnos), y al imaginarlo he sentido un confuso desasosiego. Vaya tontería, me digo, pero, al fin y al cabo, escribir estas líneas tampoco es tan dificultoso y así sigo la serie … ¡Y ya van doce! No obstante, me irrita un tanto la idea de ser esclavo de mi propia estupidez (aunque siempre sea mejor que serlo de la de otros) y me propongo, no la rebeldía de despreciar radicalmente la tradición, pero sí al menos una pequeña transgresión testimonial (¿de qué?); es decir, se trata de pactar una solución que armonice mi derecho soberano a hacer lo que me dé la gana (o a no hacer lo que no me apetece, en este caso) con el respeto supersticioso a la tradición propia de publicar un post de fin de año.

Y la solución a tan complejo enigma es sencilla: publico hoy, 31 de diciembre de 2017, el duodécimo post de fin de año de una serie que no interrumpo; pero, en este post no hago ningún balance del año que acaba, sino que me dedico a poner por escrito las boberías que ya han podido leer hasta aquí. ¡Problema resuelto! Lo que sí no puedo dejar de hacer es felicitar a los pocos (pero fieles) que se acercan por aquí. Ciertamente, la moda de los blogs ya ha pasado, y no debemos ser muchos los que seguimos publicando asiduamente después de casi doce años. Aunque lo hago porque me divierte y no para acumular lectores, eso no quita que esté agradecido a quienes me leen y más si cabe a los muy pocos que todavía comentan. En todo caso, para ellos y para todos, que el 2018 nos trate lo mejor posible y a ver si dentro de un año, el próximo 31 de diciembre, escribo un post que contenga un espectacular balance.


12 comentarios:

  1. Para mí en el plano personal ha sido muy nefasto, casi terrible. Una mierda de año, pero bien podría ser el 2012 ese año saqué a mi madre de una residencia nada más entrar la dije; no te gusta esto, ¿no es cierto?: la llevé a su casa y busqué una cuidadora; en total en seis años han pasado 5 ó 6 ha estado bien cuidada y ha hecho su vida como quiere digo puede. Además por sacarla de allí me pelee con la mitad de mis hermanos somos 6. Hace unos meses ha ido a otra porque ha recaído ya necesita cuidados constantemente. Voy a esa residencia tres veces a la semana. La limpio el ojete, ya ni llega; pero habla tiene la cabeza como siempre. Me he vuelto a pelear con los tres hermanos han puesto una cláusula que dice que no me la puedo llevar (como hice la otra vez). En fin, nos hemos venido a la casa del pueblo vienen mis hijas y yernos. Tengo al horno cuatro piernas de cordero. Marisco, patas rusas... Espero coger buen pedo. A tomar por culo. El miércoles voy a un nuevo Dojo a darme de hostias necesito desfogarme. :-)
    Feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues todos mis deseos de que este año te sea lo más fasto posible. Ánimos

      Eliminar
  2. El mío ha sido en lo personal bueno, aunque no tanto como me habría gustado. Para mi familia ha habido momentos algo dolorosos, pero disfrutan de salud.
    Espero seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo confío en que sigas pasando por aquí. Feliz año a ti y a los tuyos.

      Eliminar
  3. ¡Libérate, Miroslav!
    En Diciembre de 2016 deje de publicar por aquí (ya sabes) y nadie lo ha echado en falta.
    Cuando algo empieza como un hobby y acaba convertido en una obligación me parece que ha perdido el sentido.
    Yo tengo decidido volver en algún momento, aunque ignoro cuando. Siempre hay cosas interesantes que contar a los demás, y que merecen el esfuerzo. Ello a pesar de que hoy hay ya demasiado ruido para que te atiendan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sorpresa verte por aquí, Fede. Y no creas, yo sí echo en falta leer tus artículos, que, por cierto, el último compruebo que es de mayo de este recién acabado 17 no de diciembre del 16.

      En todo caso, escribir en mi blog no es una obligación, al contrario, es una de las actividades que más me entretienen. Lo que era una obligación (y tampoco tanta) era publicar un post de fin de año.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Feliz año, Miroslav y todos los concurrentes. Los irresponsables, irregulares e irredentos, como yo, apreciamos doblemente la redentora responsabilidad regular de este blog modélico. Haber abandonado mi blog hace más de un año me resultaría mucho más desolador si no siguiera frecuentando algunos otros, el tuyo y el de Lansky, fundamentalmente, que me mantienen un frágil vínculo con mi huidizo yo bloguero. Gracias por ello, y de nuevo mis mejores deseos para el año que empieza, al que ojalá sigan muchos más no peores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año también para ti, Vanbrugh, y te deseo que este 2018 te vuelva el gusanillo bloguero y nos deleites con tus estupendos posts.

      Eliminar
  5. Se muere mi perra Jara, así que si ya tenía motivos de sobra para que le dieran por culo a la navidad ahora además tengo motivos para convertirme en una asesino en serie de clones de reyes magos, papás noeles y bolitas de colores. De momento asesinaré mi propio blog para que nadie me lo demande, ya que nadie lo visita. Cuidaros de las aglomeraciones y cuidaros en general. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento mucho que Jara esté muriendo. Han pasado ya 9 años desde la muerte de Cani (https://desconciertos3.blogspot.com.es/2009/01/adis-cani.html) y todavía la recuerdo con frecuencia y, cuando lo hago, se me aprieta un nudo en el estómago.

      En todo caso, no te conviertas en assino ni siquiera de tu blog. Feliz año, pese a todo.

      Eliminar
  6. Un beso de una maia que sigue leyéndote, aunque no te comente y tenga su blog en stand by desde hace un año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Wendeling, me alegra mucho saber que pasas por aquí. Feliz año.

      Eliminar